Entradas

Mostrando entradas de junio, 2015
OTRA COLECCIONCITA DE CITAS DE SANDOR MÁRAI EN "CONFESIONES DE UN BURGUÉS"
Estas sobre un amigo con quien compartió vivienda: ...aunque viviera según un horario previamente establecido, aunque pasease todas las mañanas de diez a once y media —ni un minuto más—, aunque se comprase un cepillero para su habitación de alquiler con la excusa de que «el cepillo no se puede dejar por ahí, encima de la cómoda», aunque subrayara con tinta roja los libros que había leído, probablemente para no volver a leerlos, Hanns Erich seguía siendo desordenado interiormente. Su vida, todas sus actividades constituían un esfuerzo sobrehumano por alcanzar el orden completo entre todas las cosas. Pero nunca llegaba al orden, se quedaba en un sistema u otro.Sin embargo, en las cosas pequeñas que requieren de una decisión inmediata, en la superficie, donde en realidad nos manifestamos los humanos, él sufría y dudaba. Buscaba una «forma» para todo y se desesperaba porque la vida no toleraba las formas, l…
Otra de Sandor Marai en la obra mencionada, que coincide con lo que me quedó en el alma después de vivir dos años en Alemania (hace muchos ya). Y lo que dice allí de Berlín (que lamentablemente nunca conocí) lo digo de München, donde viví seis inolvidables meses.
En Alemania nunca había pasado miedo y lamentaba tener que abandonar ese mundo más o menos conocido en el que nos movíamos con facilidad: las ciudades alemanas, la lengua alemana, las costumbres alemanas…...Su buena disposición para todo me seducía una y otra vez. Ese gran pueblo respetaba a los extranjeros……y, sin embargo, yo, con veintiún años, atosigado por mis primeras impresiones aquella primera noche en Berlín, tuve la sensación de haber llegado a una enorme ciudad provinciana....En cuanto pisé Alemania me invadió un extraño sentimiento de seguridad: pensaba que nada malo podía ocurrirme, que la gente era igual en todas partes, que era extraña en sus sentimientos y en sus manías, en sus gustos y en sus temperamentos, per…
Unas citas de Sandor Márai en su obra "Confesiones de un Burgués". Frases que muestran una visión del mundo descomplicada, liberal y moralizante en un buen sentido de la palabra:
...sólo las clases de educación física eran impartidas por un profesor «laico», un hombre ya mayor que consideraba que sus clases debían servir, ante todo, para pasar un rato agradable, jugar y divertirnos como quisiéramos. El afán de establecer récords, tan de moda en nuestros días, aunque completamente ajeno a las escuelas inglesas, por otra parte basadas en la educación física, ese afán de destacar despreciable y despreciado no estaba presente de ninguna manera en nuestra educación...

No sé por qué nos aburríamos tanto en la mayoría de las clases o por qué nos sentíamos tan satisfechos en las del profesor de Matemáticas, de cara salpicada por la viruela y de voz profunda, capaz de explicarnos las teorías más complicadas de una manera absolutamente comprensible, con palabras cotidianas, como si estuv…
Parece que en toda época se cree que la Humanidad está atravesando por los peores tiempos. Aquí otra muestra de una visión pesimista, esta que la pluma de Franz Werfel (autor de La Muerte del Pequeñoburgués), en su obra “Nicht der Mörder, der Ermordete ist schuldig” (La culpa no es del asesino sino de la víctima - tomado de un dicho albano), atribuye socarronamente a un artículo de un diario vienés de 1914 a propósito del asesinato de un hombre por su hijo.
Die Verbrecher häufen sich; alle menschlichen Beziehungen sind durch den Wurm des gewinnsüchtig egoistischem Zynismus angefressen. Die Bande der Familie sehen wir gelockert, Bruder erhebt die Hand gegen Bruder - und, wer vermöchte es ohne Entsetzen auszudenken, der geliebte, der gehegte Sohn spaltet kaltblütig mit einem Beil des gütigen Vaters Schädel.
Cada vez hay más  transgresores; las relaciones sociales van siendo devoradas por el gusano del cinismo egoísta y codicioso. Vemos deshacerse los lazos familiares, el hermano alza la m…