lunes, 27 de abril de 2015

Y vean lo que dice Balzac en la misma obra, sobre el tren de vida de los parisinos hace casi dos siglos (cualquier parecido con nuestra vida moderna...)
Emportés par leur existence torrentueuse, ils ne sont ni époux, ni péres, ni amants; ils glissent à la ramasse sur les choses de la vie, et vivent à toute heure, poussés par les affaires de la grande cité.
Arrastrados por su existencia torrentosa, no son ni esposos, ni padres, ni amantes; se deslizan a la deriva por las cosas de la vida y viven a toda hora presionados por el tráfago de la gran ciudad.


viernes, 24 de abril de 2015


Hoy tengo estos bellos pasajes de Honoré de Balzac en su relato 
La Fille aux Yeux d’or (La muchacha de los ojos dorados).

Cuando el protagonista descubre en la calle a esta bella mujer, se la describe así a un amigo:
Ah! mon cher, physiquement parlant, l’inconnue est la personne la plus adorablement femme que j’aie jamais rencontrée. Elle appartient a cette varieté feminine que les Romains nomaient fulva, flava, la femme de feu. Et d’abord, ce qui m’a le plus frappé, ce dont je suis encore épris, ce sont deux yeux jaunes comme ceux des tigres; un jaune d’or qui brille, de l’or vivant, de l’or qui pense, de l’or qui aime et veut absolument venir dans votre gousset!
(Ah, mi querido amigo! Físicamente, esta desconocida es la persona más adorablemente femenina que yo me haya topado jamás. Pertenece a ese tipo de mujeres que los romanos llamaban fulva, flava, mujer de fuego. Y de entrada, lo que más me impactó, lo que me tiene todavía prendado, son dos ojos amarillos como los de los tigres; un amarillo dorado que brilla, oro vivo, oro que piensa, oro que ama y quiere venirse de una a tu bolsillo!)

Y después, cuando ya la ha denominado "la chica de los ojos dorados", en otra descripción a su amigo, dice:
...la torsion magnifique de ce cou auquel la tête se joignait par une combinaison de lignes vigoureuses, et d’où se relevaient avec force quelques rouleaux de petits cheveux. La fille aux yeux d’or avait ce pied bien attaché, mince, recourbé, qui offre tant d’attraits aux imaginations friandes.

...el contorno magnífico de ese cuello al que se unía la cabeza por medio de un conjunto de líneas vigorosas, y de donde emergían con fuerza unos crespecitos. La muchacha de los ojos dorados tenía un pie bien plantado, esbelto, torneado, que suscita tanto atractivo a las imaginaciones golosas.


viernes, 17 de abril de 2015


Dos pasajes de Stefan Zweig en su obra Brennendes Geheimnis (Un Ardiente Secreto), donde relata la apasionada conquista de un joven aristócrata a una bella mujer que encuentra en un lugar de vacaciones...

"Er vermochte zunächst noch nicht in ihre Augen zu sehen und bewunderte nur die schön geschwungene Linie der Augenbrauen, rein über einer zarten Nase gerundet, die ihre Rasse zwar verriet, aber durch edle Form das Profil scharf und interessant machte. Die Haare waren, wie alles weibliche an diesem vollem Körper, von einer auffallenden Üppigkeit, ihre Schönheit schien im sichern Selbstgefühl vieler Bewunderungen satt und prahlerisch geworden zu sein".

(Al principio, él no quiso mirarla todavía a los ojos, solo se quedó prendado de la bella curva de sus cejas, trazada sobre su encantadora naricita, que delataba su raza, pero cuyo noble trazo volvía su perfil interesante y definido. Sus cabellos, como todo lo femenino de ese cuerpo, eran notoriamente voluptuosos y su belleza parecía haber ganado arrogancia por su autoconvicción de ser maravillosa).

"Er… hielt diese Frau eine halbe Stunde fast unablässig mit dem Blick fest, bis er jede Linie ihres Gesichtes nachgezeichnet, an jede Stelle ihres üppigen Körpers unsichtbar gerührt hatte". 

(El… fijó su mirada, casi extática, en esta mujer por media hora, hasta copiar cada línea de su cara y hasta haber tocado, sin tocar, cada lugar de su exuberante cuerpo). 

domingo, 12 de abril de 2015

Qué cautivantes cuadros con árboles, sol, luna... nos pinta Gustave Flaubert en “Madame Bovary”...

“Et alors, sur la grande route qui étendait sans en finir son long ruban de poussière, par les chemins creux où les arbres se courbaient en berceaux, dans les sentiers dont les blés lui montaient jusqu’aux genoux, avec le soleil sur ses épaules et l’air du matin à ses narines, le cœur plein de félicités de la nuit, l’esprit tranquille, la chair contente, il s’en allait ruminant sur son bonheur, comme ceux qui mâchent encore, après dîner, le goût des truffes qu’ils digèrent”.
(Y entonces, sobre la amplia vía que se extendía sin término con su larga banda polvorienta, por los irregulares caminos donde los árboles se inclinaban en arcadas, en los senderos cuyas espigas le llegaban hasta las rodillas, con el sol sobre los hombros y el aire matinal hinchándole la nariz, el corazón repleto con los gozos de la noche, el espíritu tranquilo, el cuerpo satisfecho, él se alejaba rumiando su dicha, como aquéllos que siguen saboreando las trufas que han comido).

“Le soleil se couchait; le ciel était rouge entre les branches, et les tronc pareils des arbres plantés en ligne droite semblaient une colonnade brune se détachant sur un fond d’or...”
(Se ponía el sol, el cielo entre las ramas era rojo y los troncos filados de los árboles plantados en línea parecían una oscura columnata destacada sobre un fondo dorado).

“La nuit, toutes les nuits, je me relevait, j’arrivait jusqu’ici, je regardait votre maison, le toit qui brillait sous la lune, les arbres du jardin qui se balançaient à votre fenêtre, et une petite lampe, une lueur, qui brillait à travers les carreaux, dans l’ombre”.
(De noche, todas las noches, yo me levantaba, venía hasta aquí, miraba tu casa, el techo brilloso bajo la luna, los árboles del jardín que se balanceaban frente a tu ventana y una lamparita, un resplandor que brillaba al otro lado de los cristales, en medio de la sombra).

“Les arbres des boulevards, sans feuilles, faisaient des broussailles violettes au milieu des maisons, et les toits, tout reluisants de pluie, miroitaient inégalement...”

(Los árboles sin hojas de las avenidas eran como chamizos violetas en medio de las casas y los techos, relucientes por la lluvia, destellaban disparmente...)
EMPIEZO con esta perla del diario El Colombiano, de Medellín, en su edición de hoy, 12 de abril de 2015:

"Venta de vehículos no se reciente con un dólar caro"

Es un titular de noticia, destacado en letras grandes, en la página 24.
Y no es un mal entendido, pues en el contenido dice que la devaluación del peso frente al dólar no parece haber impactado negativamente la comercialización de vehículos en Colombia.

Es el primer gazapo que me atrevo a publicar de este periódico, de los muchos que le he pillado en los últimos años. Parece que se han descuidado, y mucho, con la revisión de pruebas antes de imprimir.

Otro fabuloso fue cuando, en PRIMERA PÁGINA del domingo de elecciones presidenciales de 2014, con las fotos de los cinco o seis candidatos (no recuerdo bien la cifra), bajo la de Clara López aparecía el nombre de Clara ROJAS.

ASCENSOR TESTIGO Relato Unos habitantes del Conjunto Residencial Balcones de Luna Nueva se quejaron en la inspección de policía...