domingo, 29 de octubre de 2017

MEDIO MILENIO DE UNA LIBERACIÓN

Esta semana se conmemora una efeméride significativa para la humanidad, los 500 años de la reforma luterana.  El 31 de octubre de 1517, el monje Martín Lutero envió sus “95 Tesis” al arzobispo de Maguncia y Magdeburgo y publicó una copia en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. 

El significado mas importante de este hecho fue que se empezó a resquebrajar el omnímodo poder de la Iglesia Católica, que se consideraba la depositaria de la verdad absoluta, que subyugaba al poder civil, perseguía a sus contradictores y condenaba las teorías científicas y filosóficas, manifestaciones artísticas y orientaciones políticas que no concordaban con su interpretación de la Biblia.

Los postulados de Lutero apuntaban principalmente a condenar las penas impuestas y las indulgencias concedidas por la Iglesia y la vergonzosa venta de estas últimas, como medio para recaudar fondos para la basílica de San Pedro.  Pero más allá de las denuncias de esta comercialización de la fe, lo que afloró con este hecho fue la profunda convicción de Lutero de que la relación entre el hombre y Dios no requería intermediarios, que las sagradas escrituras no requerían una interpretación única de la Iglesia por vía de autoridad y que los asuntos civiles y políticos son del resorte de los príncipes, no de los papas y obispos. 

Quizá Martín Lutero hubiera sido prontamente acallado y su rebeldía aniquilada, pues el papa León X lo llamó a retractarse, con la amenaza de ser perseguido por la inquisición, pero sus protestas ya habían tenido eco en muchos príncipes y, en especial, Federico III de Sajonia, “el Sabio”, lo salvó en la dieta de Worms (reunión de príncipes europeos, convocada para condenarlo) y lo protegió en su castillo de Wartburg para que la inquisición no lo apresara.

Calvino en Ginebra y otros prelados y sacerdotes en otros lugares de Europa introdujeron también reformas que llevaron a la creación de nuevos credos que, acogidos por diversos estados, en especial del norte del continente, consolidaron la ruptura definitiva con la todopoderosa iglesia romana y dieron impulso al desarrollo humanista, cultural, comercial, científico y técnico.


Que dentro del denominado “protestantismo” se hayan llegado a dar muchas corrientes más fundamentalistas, antihumanas y anticientíficas que el mismo catolicismo es ya otro tema de discusión; lo importante es el hecho de que la humanidad del hemisferio occidental se liberó a partir de 1517 del yugo que impedía el libre pensamiento y la autodeterminación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ASCENSOR TESTIGO Relato Unos habitantes del Conjunto Residencial Balcones de Luna Nueva se quejaron en la inspección de policía...